Volver atras

Tendencias amigables con el medio ambiente en Bolivia


Durante el primer semestre de 2021, en Bolivia se registró una histórica y grandiosa cadena de actividades que significaron un cambio positivo en beneficio de la naturaleza. Esta cadena de actividades fueron campañas de limpieza de algunos de los principales atractivos turísticos de la región occidental del país, incluyendo el Río Rocha de la ciudad de Cochabamba. Si bien el puntapié inicial lo dio el francés Alexis Dessard, la población boliviana en conjunto limpió atractivos como el Cementerio de Trenes en Uyuni, el Lago Uru Uru en Oruro y el Río Rocha de la ciudad de Cochabamba, siguiendo con la parte boliviana del Lago Titicaca. La idea principal de estas actividades fue liberar a todos esos espacios de la cantidad inmensa de basura que no solo afectaba la belleza de los paisajes, sino también la vida vegetal y animal. Instituciones gubernamentales como gobernaciones y alcaldías, así como instituciones del Estado como la Policía Nacional y el Ejército Boliviano dispersaron a su personal por cada una de estas regiones para iniciar con una serie de campañas de limpieza que pretenden devolver la vida que los caracterizaba varios años atrás. ¿Por qué es bueno impulsar este tipo de actividades? Para responder a esta pregunta, hablaremos sobre cada caso en concreto, es decir, sobre cada uno de los atractivos limpiados a lo largo del primer semestre de 2021. El principal motivo es darle un respiro a la naturaleza con la limpieza de todo el basural que existía en cada zona, algo que impedía que plantas y animales vivan tranquilamente, aunque también reducía la calidad del agua, en el caso del Lago Uru Uru y hacía estéril la tierra en los otros casos. Limpieza del Cementerio de Trenes Alexis Dessard, francés que se autoconsidera fanático de los atractivos que encierra Bolivia, hizo un llamado a la población potosina y boliviana en general para que lo ayuden a limpiar la zona turística del Cementerio de Trenes, un sector que constituye parte de los principales atractivos del Salar de Uyuni. Dessard observó con preocupación la cantidad impresionante de basura que se había acumulado en el lugar, algo que afectaba no solo la imagen del lugar, sino también la calidad de vida de la flora y fauna local. La población boliviana respondió masivamente al llamado y limpiaron toda la zona y sus alrededores a lo largo de un día, cumpliendo con éxito un bonito propósito. Limpieza del Lago Uru Uru Mucho antes de la convocatoria de Dessard, la población boliviana había notado una terrible realidad en el Lago Uru Uru, que está próximo a la ciudad de Oruro. Esta realidad constituía un gran peligro para la vida que alberga esta hermosa región andina, pues la cantidad de basura que yacía botada sobre el lago era realmente impresionante, tanto que encontraron a varios animales muertos, afectados por las latas y plásticos desechados. Esta vez, el turista francés, instituciones públicas y población boliviana acudieron al lugar para iniciar con una pesadísima jornada de limpieza. De hecho, no bastó con un solo día de limpieza, las autoridades locales vieron necesarias varias sesiones más, debido a que la cantidad de basura sí era elevada y hasta se encontró un cuerpo humano en descomposición. Actualmente, las instituciones gubernamentales locales se siguen haciendo cargo de la limpieza del lugar, permitiendo que animales y plantas del lago vuelvan a vivir en mejores condiciones, devolviéndole ese precioso aspecto natural a la zona. Limpieza del Río Rocha de Cochabamba Algo similar ocurrió en la ciudad de Cochabamba con la limpieza del río más famoso de esta mancha urbana, el Río Rocha. Este es un río que no solo se ve afectado por la basura, sino también por otros desechos que confluyen en él, dándole no solo un mal aspecto, sino un olor nauseabundo difícil de soportar. La limpieza de este río también aglutinó a la población en general y a diversas instituciones que, con la ayuda de Alexis Dessard, lograron limpiar gran parte del río, devolviéndole un aspecto natural y muy bonito. Todavía faltan realizar algunos controles en cuanto a los fluidos y desechos que confluyen en el río para sancionar a los responsables y para que el río vuelva a ser cristalino y caudaloso como antes. El próximo gran objetivo fue el Lago Titicaca, lugar donde también se procedió al recojo de toneladas de basura. Si bien estas campañas marcaron un hito histórico positivo en Bolivia, estos deben ser constantes, para así devolverle el aspecto natural a cada región, asegurándose de que cada hábitat sea próspero, tanto para animales como para plantas.

Tendencias amigables con el medio ambiente en Bolivia